VISIÓN DE INVIERNO

Azules, grises, nubes,

el blanco de la nieve en la montaña

traspasado de sol.

Cesa la luz y cambian los matices

del paisaje lejano.

Vuelo raudo de un ave.

No ha caído

la hojarasca marchita de los plátanos,

ni sus negros borlones,

pero las ramas de los chopos muestran

brotes nuevos verde humo.

Círculo incorruptible, inagotable danza

de la muerte y la vida de las cosas.

El sol, que vuelve ahora,

hace de oro los grises pizarra de la sierra,

sus pueblecitos blancos y minúsculos.

Las ramas del abeto verdinegro,

meciéndose en el aire, se parecen

a las garras huesudas de una bruja.

- ¡Ven, niño! ¡Deja el libro!

¡Mira por la ventana qué prodigio

de delicadas formas se produce

en el cielo encantado de la tarde!

¿Puede haber otro mundo más hermoso? -.