Lo que no pasa

Ya se desploma el sol entre raudales de oro

dando su último abrazo a la tierra baldía

y llegan las moradas sombras amenazantes

a inagurar su reino de sórdida tristeza.

Aunque el tiempo sea igual de uno y otro reinado

y nada sin medida suceda en este mundo,

a mi alma caprichosa se le antojan eternos

los momentos que ruedan tan lejos de tu alma

y un relámpago solo ver la luz de tus ojos.

He oído por ahí que el tiempo es ilusorio

y que sus infortunios no tienen consistencia

por eso me conformo pensando que el instante

de gloria y de belleza del remoto pasado

no puede morir nunca.