Giotto

Profesión de fe

Ni vuestro amor casposo

ni vuestras repulsivas zapatillas

ni vuestro andar por casa

me sirven para nada.

No quiero ni un segundo

de esa vida perdida que lleváis.

Rutinaria existencia de larvas que consumen,

sin pagar nada a cambio, lo que otros les dejaron

en su nido sombrío.

De vuestro aburrimiento,  hermano de la muerte,

líbreme Dios. Mejor un tiro a tiempo.

La vida verdadera es fuerza y luz:

 belleza, variaciones,

recompensas, trabajos,

pensamientos, sonrisas,

pesadillas, afanes,

aventuras o series de TV

cuyos maravillosos episodios

no se terminan nunca.

Y ya os he dicho que mandéis al cuerno

vuestra resignación.

Alguien pagó el rescate, os han manumitido,

 ya sois libres.

 

Giotto