Maravilloso atardecer en el templo de Debod. Madrid. Foto de Elena Cuadra